En la lucha por la vivienda digna. No nos pararán.

Próximo 21 de marzo, a las 11:30, en los juzgados de Plaza de Castilla. Concentración en apoyo a los acusados por luchar por la vivienda digna.

El día 21 de Marzo por la mañana van a juicio 11 compañeros por encerrarse en una sucursal del BBVA para exigir una solución para Yeimi, una de tantas afectadas por la estafa hipotecaria.

Ese mismo día también comienza el proceso contra 2 de las 15 personas que se encerraron en la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) para evitar el desahucio de varias familias.

No es una novedad que se amenace con multas y prisión a quienes defienden los derechos de los trabajadores ante la especulación y el robo.

Por eso repetimos, no tenemos miedo, somos más y seremos más. Ante el capitalismo y la represión seguiremos gritando “No tenemos miedo” porque sabemos que de lo único que hay que tenerlo es de dejar que nos roben – además de la casas, el trabajo, la educación o la sanidad – la dignidad.

El día 21 de Marzo a las 11:30 de la mañana os invitamos a acudir a Plaza de Castilla a acompañar a los acusados y dejar bien claro que no están solos. Que por cada acusado seguirán despertando 100 solidarios hasta que la lucha pacífica y constante haga inútil su represión.

No caeremos en dedicarle más tiempo del imprescindible a hablar de las acusaciones, ya que lo importante es seguir en la lucha por la conquista de nuestros derechos, en este caso, una vivienda digna. A lo largo de los próximos siete días hablaremos sobre cómo las administraciones públicas y privadas especulan y desahucian gente, cómo hemos llegado hasta aquí, cómo se vive un desahucio y cómo trabajan las asambleas y colectivos que luchan por impedirlos.

El día 21 nos vemos en Plaza de Castilla con un claro grito: NO NOS PARARÁN.

No nos pararán. 1 – El desahucio en primera persona

El caso de Judith es uno de tantos casos de lucha por la vivienda y de conquista de derechos. Judith es una afectada por la hipoteca, y ha vivido en primera persona lo que es el inicio del proceso de desahucio, el miedo a quedarse en la calle con su familia, pero también la implicación activa con la PAH y asambleas de barrio, tanto en la lucha por su casa como en su ayuda a demás familias en situación similar.

Con el caso de Judith podemos decir bien alto que SÍ SE PUEDE.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Convocatoria, Noticia. Guarda el enlace permanente.